top of page

Candidiasis por Saccharomyces cerevisiae en citología vaginal

Actualizado: 12 abr 2023

Las infecciones vaginales por hongos, también llamadas candidiasis, son una condición común que afecta a mujeres de todas las edades. Son causados ​​por un crecimiento excesivo de la levadura Candida albicans, Torulopsis glabrata y la Saccharomyces cerevisiae.

https://www.citorushtc.com/
Morfologia fúngica vaginal

Las infecciones vaginales por hongos generalmente causan picazón y dolor en el área alrededor de la vagina, así como ardor al orinar o al tener relaciones sexuales. Si cree que tiene una candidiasis vaginal, hable con su médico o farmacéutico acerca de las opciones de tratamiento.


La infección por Candidiasis es una condición común en las mujeres. La cándida es común en las mujeres, pero los hombres también pueden contraerla, por ello para evitar una infección recurrente y romper con el circulo vicioso de la infección se recomienda tratar a la pareja de quien lo padece. Los signos más comunes de Candidiasis son picazón o ardor alrededor de la vulva (el área alrededor de la vagina), dolor al orinar, secreción blanca espesa de la vagina y enrojecimiento de los labios o las paredes de la vagina.* Hay muchos diferentes tipos de Candida; algunas personas tienen solo una cepa, mientras que otras pueden tener varias cepas diferentes a la vez. En la imagen de abajo podemos visualizar una citologia con Candida albicans en su estructura morfológica en hifas y esporas.

Ahora bien el dia de hoy les hablaré de las especies de Saccharomyces que son levaduras ubicuas que se han utilizado durante siglos en la repostería y la producción de

cerveza y vino y se conocen comúnmente como levadura de panadería.

Actualmente, la Saccharomyces cerevisiae se utiliza como probiótico para la profilaxis de la diarrea asociada a antibióticos y también se promociona como suplemento nutricional

por entusiastas de la comida sana (begana). Es normal encontrar en los tractos oral, gastrointestinal y respiratorio y la mucosa vaginal. En ocasiones es posibles desarrollar Infecciones oportunistas graves debido a Saccharomyces cerevisiae en pacientes con enfermedad crónica, cáncer e inmunosupresión que se presenta como fungemia, endocarditis,neumonía, peritonitis, infecciones del tracto urinario, infecciones de la piel, esofagitis e incluso en septisemias.


La presencia de Saccharomyces cerevisiae es un hallazgo casi excepcional en citologías negativas. Se describen casos de Saccharomyces cerevisiae en citología vaginal que presentan colonización vaginal asintomática o vaginitis sintomática indistinguible de la causada por Candida albicans. Todas las pacientes presentan antecedentes de vaginitis crónica o infección recurrente, y otros factores predisponentes sistémicos o VIH.

Las pruebas in vitro de sensibilidad a los antimicóticos revelan una susceptibilidad reducida de Saccharomyces cerevisiae a la mayoría de los agentes azólicos disponibles, con resistencia absoluta a fluconazol.


Estudios recientes documentan una relación epidemiológica única entre Saccharomyces cerevisiae y Torulopsis glabrata, otro patógeno vaginal inusual y resistente. No debe ignorarse el aislamiento de S. cerevisiae de la vagina de pacientes sintomáticas; el tratamiento de la infección vaginal con esta levadura requiere una terapia seleccionada, a menudo prolongada.



Saccharomyces cerevisiae es un hongo que se encuentra en el tracto intestinal y en la vagina como parte del flora microbiana (microbiota).


El Saccharomyces cerevisiae puede causar infecciones vaginales, tanto si se trata de una infección reciente o recurrente, ya que el hongo a menudo causa problemas por su capacidad para producir enzimas que atacan y destruyen los tejidos blandos del cuerpo humano.


En pacientes con contaminación cruzada por practicas sexuales como sexo oral, puede tener su origen en lesiones en la lengua con bordes ligeramente enrollados y elevados o en cavidad oral.



En las imagenes de arriba tenemos un paciente con antecedentes de carcinoma de laringe que también tenía lesiones orales en vista de gran aumento de una tinción de plata con metenamina de Gomori (GMS) que emarcan dentro de los ascos que son características de Saccharomyces cerevisiae.


Publicaciones recientes han mostrado que el uso de probióticos (Lactobacillus rhamnosus GR-1 y Lactobacillus reuteri RC14) asociados a la molécula de fluconazol permitía aumentar la eficacia del fluconazol en el tratamiento de estas micosis (Martinez et al., Letters in Applied Microbiology, 2009, (48)269-274).

Se recuerda que el efecto probiótico de una cepa dada, ya sea una cepa de bacteria o una cepa de levadura, es específico de esta cepa, y no del género ni de la especie considerada.



Además, se sabe que si las micosis vaginales son causadas principalmente por Candida albicans, se han descrito casos de infecciones causadas por Saccharomyces cerevisiae (Savini et al., Mycopathologia, 2008, 166:47-50). El estudio arriba mencionado describe el uso de Saccharomyces cerevisiae para el tratamiento de infecciones vaginales causadas por microorganismos patógenos, tales como protozoos, hongos y/o bacterias. Más particularmente, la cepa utilizada es una cepa de Saccharomyces cerevisiae variedad boulardii. Por tanto, uno de los objetivos de este estudio es proponer nuevos medicamentos o suplementos nutricionales con un efecto sobre la salud destinado a la prevención y/o al tratamiento de la micosis vaginal y muy especialmente relacionados con la toma de derivados azólicos (fenómeno de resistencia, efectos secundarios tales como irritación, ardor, ...), presentando mientras una eficacia al menos comparable a la de los tratamientos existentes. Todo un tema super interesante, les dejo estas imágenes cortesia de nuestra citolover @citologiavyd. En conclusión, S. cerevisiae debe considerarse como un patógeno potencial cuando se recupera de pacientes con cáncer, inmunosupresión, presencia de CVC y otras enfermedades críticas.

1299 visualizaciones0 comentarios
bottom of page