top of page

EL VIRUS DEL PAPILOMA

📷

Los virus del papiloma son virus ADN tumorales que se encuen­tran ampliamente en las especies de animales; estos virus son especí­ficos para cada especie. El virus del papiloma que infecta a los seres humanos se llama virus del papiloma humano o VPH. Por lo general, el VPH causa prolifera­ciones epiteliales en las superfi­cies cutáneas y mucosas.

Existen más de 100 diferentes tipos de VPH. Estos difieren en cuanto a los tipos de epitelio que infectan sitios cutáneos, mientras otros infectan superficies mucosas.


 

Más de 40 tipos infectan las su­perficies mucosas, incluido el epitelio anogenital (por ejemplo, el cuello uterino, la vagina, la vulva, el recto, la uretra, el pene y el ano).

Para la mayoría de estos tipos de VPH, existen suficientes datos para clasificarlos como tipos de “alto riesgo” (por ejemplo, oncogé­nicos o asociados con el cáncer) y tipos de “bajo riesgo”

Tipos de alto riesgo (oncogénicos o asociados con el cáncer)

Tipos comunes: 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 68, 82

· Estos se consideran de alto riesgo porque pueden encontrarse asociados con cánceres invasivos de cuello uterino, vulva, pene o ano (así como otros sitios).

· El VPH 16 es el tipo de alto riesgo más común, ya que se encuentra en casi la mitad de todos los cánceres de cuello uterino. Es también uno de los tipos más comunes que se encuentran en las mujeres sin cáncer.

• El VPH 18 es otro virus de alto riesgo común, el cual no solo se puede encontrar en lesiones escamosas sino también en lesiones glandulares del cuello uterino. El VPH 18 representa entre un 10% y un 12% de los cánce­res de cuello uterino.

Todos los demás tipos de alto riesgo pueden asociarse con el cáncer de cuello uterino, pero con mucha menor frecuen­cia que el VPH 16 y el 18. Cada uno de los tipos de VPH 31, 33, 45, 52 y 58 representa entre un 2% y un 4% de los cánceres. Cada uno de los otros tipos de alto riesgo representa un 1% o menos de los cánceres.

Tipos de bajo riesgo (no oncogénicos)

Tipos comunes: 6, 11, 40, 42, 43, 44, 54, 61, 72, 73, 81

Estos pueden causar cambios benignos o de bajo grado en las células cervicouterinas y verrugas genitales, pero rara vez, en caso de hacerlo, aparecen en asociación con cánceres invasivos.

• El VPH 6 y el VPH 11 son los virus de bajo riesgo que se encuentran con mayor frecuencia en las verrugas genitales.



FACTORES DE RIESGO DEL VPH

Una serie de estudios prospectivos realizados principalmente en mujeres jóvenes ha definido los factores de riesgo para la adqui-sición del VPH.

• Edad joven. (menos de 25 años)

• Número creciente de parejas sexuales.

• Primera relación sexual a una edad temprana. (16 años o menos)

• Pareja masculina que tiene (o ha tenido) múltiples parejas sexuales.

El VPH generalmente se trans­mite mediante el contacto directo de la piel con piel y con más frecuencia durante el contacto genital con penetración (relacio­nes sexuales vaginales o anales). Otros tipos de contacto genital en ausencia de penetración (con­tacto oral-genital, manual-genital y genital-genital) pueden causar una infección por el VPH, pero esas vías de transmisión son mucho menos comunes que la relación sexual con penetración.

En la mayoría de los casos, las infecciones genitales por el VPH son transitorias y asintomáticas.

Aproximadamente el 70% de las mujeres con infecciones por el VPH se tornan negativas por el ADN del VPH en un año y hasta el 91% de ellas se tornan nega­tivas por el ADN del VPH en dos años.

10, 16, 21, 22 La duración me­diana de las infecciones nuevas típicamente es de ocho meses.

Las infecciones por el VPH 16 tienden a persistir más tiempo que las infecciones por otros ti­pos de VPH, pero en su mayoría son indetectables a los 2 años.

Se cree que el desarrollo gradual de una respuesta inmunitaria efi­caz es el mecanismo más proba­ble para el aclaramiento del ADN del VPH. Sin embargo, también es posible que el virus per­manezca en un estado latente.

Indetectable y luego se reactive muchos años después. Esto puede explicar por qué el VPH puede detectarse nuevamente en mujeres de mayor edad que han mantenido una relación de monogamia mutua prolongada.

La mayoría de las infecciones por el VPH son asintomáticas y desaparecen sin tratamiento. No obstante, algunas producen cambios en el epitelio o cáncer.

Las mujeres

La infección genital por los tipos de VPH de bajo riesgo se asocia con las verrugas genitales en las mujeres.

La infección persistente por los tipos de VPH de alto riesgo se asocia con casi todos los cánce­res de cuello uterino y muchos cánceres de vulva, vagina y regiones anales.

Sin embargo, el riesgo de padecer de cánce­res de ano, vulva y vagina se considera menor al del cáncer de cuello uterino.

En 2002 (el año más reciente para el cual hay datos disponibles), la tasa de incidencia ajustada según la edad para el cáncer de cuello uterino invasivo en los Estados Unidos fue de 8,7 por cada 100.000 mujeres (12.085 casos nuevos). En comparación, las tasas de incidencia ajustadas según la edad para los cánceres de ano, vulva y vagina fueron de 1,5, 2,3 y 0,7 por cada 100.000 mujeres, respectivamente.

Aunque la infección por el VPH de alto riesgo es necesaria para que se presente el cáncer de cuello uterino, la mayoría de las infecciones no producen cáncer.

Las mujeres con una infección por el VPH que desaparece espontáneamente y que siguen siendo negativas a la prueba del ADN del VPH parecen correr un riesgo muy bajo de padecer de cáncer de cuello uterino más adelante.

Los hombres

La infección genital por los tipos de VPH de bajo riesgo se asocia con las verrugas genitales en los hombres.

La infección por los tipos de VPH de alto riesgo se asocia con una proporción de lesiones escamosas preinvasivas del pene (neoplasia intraepitelial del pene o PIN, por sus siglas en inglés) y con el cáncer de pene, así como con las lesiones escamosas preinvasivas del ano (neoplasia intraepitelial anal o AIN, por sus siglas en inglés) y con el cáncer de ano.

El cáncer invasivo de pene es muy poco común, especialmente en los hombres circuncidados. En 2002, la tasa de incidencia ajustada según la edad para el cáncer de pene en los Estados Unidos fue de 0,8 por cada 100.000 hombres (985 casos nuevos).

La tasa de incidencia ajustada según la edad fue de 1,2 por cada 100.000 hombres (1.453casos nuevos). No obstante, el riesgo para los MSM de padecer de cáncer de ano es significa­tivamente mayor.

LOS NIÑOS

En muy raras ocasiones, las in­fecciones genitales por el VPH pueden transmitirse de una madre a su bebé durante el par­to. Las infecciones transmitidas perinatalmente por tipos de VPH de bajo riesgo pueden causar verrugas en las vías respiratorias de los niños, una condición con­ocida como papilomatosis respi­ratoria recurrente (PRR).

LAS TÉCNICAS DE DETENCIÓN DEL VPH

A) CITOLOGÍA

El propósito de las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino es identificar los precur­sores del cáncer de cuello uteri­no que pueden tratarse, antes de que progresen a un cáncer.

Tanto las pruebas convencionales de Papanicolau (frotis teñido) como la nueva citología de base líquida (un método nuevo en el cual se recogen células cervicou-terinas y se colocan en un medio líquido) pueden utilizarse para detectar el cáncer de cuello uterino.

• La sensibilidad de la prueba de Papanicolau convencional varía entre un 30% y un 87% y la especificidad varía entre un 86% y un 100%.

La sensibilidad de la citología de base líquida varía entre un 61% y un 95% y la especi­ficidad varía entre un 78% y un 82%.

B) BIOLOGIA MOLECULAR (HIBRIDACION PCR)

En el mercado existe una prueba para la detección del ADN del VPH de alto riesgo, que está aprobada para utilizarse para la detección y manejo del cáncer de cuello uterino en las mujeres.

La prueba para la detección del ADN del VPH de alto riesgo puede ser un enfoque práctico para el manejo de los casos de mujeres con ASC-US cuando se utiliza la citología de base líquida para la detección o cuando se puede obtener otra muestra para realizar la prueba del ADN del VPH al mismo tiempo. Esto se debe a que la prueba del ADN del VPH puede resultar más con­veniente para los pacientes que tener que regresar para repetir la citología; aproximadamente la mitad de las mujeres con ASC-US serán negativas a la prueba del ADN del VPH de alto riesgo y no requerirán una col­poscopia.

LA PREVENCIÓN de la infección genital por el VPH es importante para reducir la prevalencia de las verrugas genitales, las pruebas de Papanicolaou anormales y el cáncer.

Vacunas contra el VPH

Vacuna cuadrivalente contra el VPH

• Gardasil®, una nueva vacuna cuadrivalente, protege contra cuatro tipos de VPH (6, 11, 16, 18) que son responsables del 70% de los cánceres de cuello uterino y del 90% de las verrugas genitales.

• Esta vacuna profiláctica está hecha a base de partículas no infecciosas similares al VPH y no contiene timerosal ni mer­curio.

• La vacuna se administra mediante una serie de tres inyecciones intramusculares durante un período de seis meses (a los 0, 2 y 6 meses).

Esto y mucho más en el Training de VIRUS DE PAPILOMA HUMANO


460 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page