top of page

Las pruebas de ADN para el Virus Papiloma Humano -VPH

Los nuevos retos en la tamización para cáncer de cuello uterino:


• Las pruebas moleculares potencialmente útiles en la tamización de cáncer de cuello uterino, han sido desarrolladas gracias a los estudios realizados por el científico Harald Zur Hausen hace aproximadamente cuatro décadas cuando se identificó el virus del papiloma humano (VPH) en el cáncer de cuello uterino.

• Las pruebas que permiten su identificación han sido evaluadas como estrategias de tamización lo que ha evidenciado importantes diferencias en cuanto al rendimiento para la detección de lesiones preneoplásicas.

• Las pruebas que permiten identificar la infección en ADN por VPH, para alguno de los 13 tipos virales de 15 considerados hasta ahora de alto riesgo, se realizan mediante ensayos de PCR (Polymerase Chain Reaction) y prueba de captura de híbridos (Hybrid Capture, HC).

• Se ha considerado importante tipificar las infecciones en los genotipos virales, especialmente 16 y 18, responsables de casi el 70% de los cánceres de cuello uterino.


Virus Papiloma Humano -VPH
Virus Papiloma Humano -VPH

En la actualidad, solo las pruebas de Captura de Híbridos II (HC2) de Qiagen® y la prueba Cobas 4800 de Roche® han sido aprobadas para uso rutinario dentro de las actividades de detección temprana, y cuentan con la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (Food and Drug Administration - FDA).

El rendimiento de las pruebas de VPH han recopilado información determinante en tres escenarios diferentes:

1. como prueba de traje para citologías anormales

2. como prueba para el seguimiento de lesiones tratadas de cuello uterino

3. como prueba de tamización primaria, en comparación con la citología.


El VPH es un virus ADN de transmisión sexual común, con más de 100 genotipos. La infección por VPH es muy frecuente en hombres y mujeres al iniciar su vida sexual, siendo una infección en general transitoria.

El 85 por ciento de las mujeres eliminan la infección en un corto período de tiempo (en un período que oscila entre 12 y 24 meses). Sin embargo, algunas veces la infección no se elimina y puede volverse persistente (algunos estudios de seguimiento han mostrado tiempos de persistencia entre 1-10 años).

La persistencia de los virus de alto riesgo es una causa necesaria para el desarrollo del cáncer de cuello uterino, por este motivo las pruebas moleculares son consideradas una estrategia óptima para evaluar de manera objetiva la persistencia de la infección por este virus, pues permite identificar el riesgo de cáncer antes que se presente una lesión celular.

Las ventajas que ofrece el uso de las pruebas moleculares de VPH para tamización son las siguientes:

1. La toma de la muestra es más sencilla dado que el VPH se encuentra no solo en el cuello uterino sino en la vagina y no necesita ser fijado. La toma se hace en los servicios de salud.

Pero se espera que en el futuro sean las mismas mujeres las que realicen la auto-toma. Es decir, puedan introducir el cepillo en su vagina, colocarlo en el tubo con el medio que preserva el ADN y entregarlo en el laboratorio.

2. El análisis de las muestras de cuello uterino se realiza de manera semiautomática o automática mediante el uso de un robot de biología molecular de manera absolutamente estandarizada (5).

3. El resultado positivo no se diferencia en múltiples categorías lo cual hace más fácil su interpretación y la definición de conductas.

4. La sensibilidad de las pruebas es más alta que la de la citología (Ver Tabla 1).


Tabla 1

Sensibilidad: Capacidad de una prueba para identificar a los verdaderamente enfermos

Especificidad: Capacidad de una prueba para identificar a los verdaderamente sanos.


Recomendaciones del Instituto Nacional de Cancerología para tamización con VPH


En relación con la tamización del cáncer de cuello uterino con pruebas de ADN-VPH el INC plantea y recomienda para Colombia:


• Existe evidencia acerca de la capacidad de las pruebas de detección de VPH para reducir la mortalidad por cáncer de cuello uterino.

• Las pruebas de detección de VPH muestran una mayor sensibilidad que la citología y especificidad un poco menor.

• Las pruebas de detección de VPH requieren, igual que la citología, la implementación de un programa organizado donde son factores críticos la necesidad de coberturas altas y la necesidad de seguimiento para confirmación diagnóstica y tratamiento.

• Con el uso de las pruebas de detección de VPH se necesita a su vez la incorporación de la citología en los algoritmos de manejo.

• La edad de inicio para la tamización con esta tecnología debe ser los 30 años, y la edad de finalización, los 65 años de edad. El intervalo de tiempo para su aplicación debe ser de cinco años dado su mayor costo- efectividad.


A continuación, de manera breve se describirán cada una de las tecnologías empleadas en este estudio que además de la citología están siendo analizadas en términos de su rendimiento:


1. Geno-tipificación


La genotipificación es el procedimiento que permite identificar alguno de los 14 genotipos que se consideran patógenos o de alto riesgo de producir enfermedad maligna del cuello uterino (VPH 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 66 y 68).

Las pacientes con una infección persistente con uno de estos tipos tienen un mayor riesgo de desarrollar una displasia grave o un carcinoma de cuello uterino.

Aunque es posible tipificar todos los tipos virales, la mayoría de las pruebas que actualmente están en el mercado tipifican para los tipos virales 16 y 18, dado a que el 70% de los cánceres están asociados a éstos.


2. Prueba mRNA E6/E7


Las oncoproteínas E6/E7 tienen una importancia significativa, debido a que son cruciales para proveer las propiedades oncogénicas del virus pues se expresan durante su ciclo de vida contribuyendo a su replicación y persistencia.

La prueba mRNA E6/E7 permite identificar precisamente la sobreexpresión de las proteínas virales del VPH. E6 y E7 se expresan durante el ciclo de vida del virus y son necesarias para su replicación, por lo que supone un mayor riesgo de lesión preneoplásica.


3. Telomerasa


La telomerasa es la enzima responsable del mantenimiento de la longitud de los Telómeros (secuencias de ADN repetidas al final de los cromosomas) y su actividad se ha relacionado con los procesos de inmortalización celular, ya que sus niveles de acción son prácticamente indetectables en tejido sano, y elevados en muestras de cáncer.

Estudios en varios modelos de cáncer, incluyendo el de cuello uterino, han mostrado un aumento en los niveles de actividad de la telomerasa a medida que aumenta el grado de lesión.

La medición de la actividad de esta enzima podría ser utilizada como un marcador potencial de progresión tumoral y como una herramienta viable de selección de pacientes que posiblemente van a tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer. De ahí la importancia de detectar su actividad mediante estudios moleculares en el laboratorio.

El ensayo de TRAP (Telomeric Repeat Amplification Protocol), permite analizar la actividad de la telomerasa, enzima que ha sido asociada con procesos de inmortalización celular, y ha sido considerada un marcador de progresión tumoral.


4. P16


P16 es una proteína que desacelera el ciclo celular y cuya sobreexpresión está presente de forma exclusiva en las infecciones por virus del papiloma humano de alto riesgo, por lo que se relaciona con las lesiones preneoplásicas del cuello uterino y con los carcinomas, y cuya determinación informa de la interacción del VPH con las proteínas reguladoras del ciclo celular y constituye un buen candidato a marcador de proliferación neoplásica.

Estas pruebas pretenden contribuir como marcadores biológicos mediante la identificación de cualquier cambio displásico o maligno inducido por VPH y permitir mejorar así la especificidad y la sensibilidad diagnóstica; sin embargo, en la actualidad el uso de estas pruebas solo se permite con fines de investigación, y no cuentan con validación clínica, por lo que los algoritmos para su uso, necesarios dentro de un programa de tamización, solo estarán disponibles a medida que exista más información.


Este artículo es una colaboración de nuestra estudiante del training de Citomorfología diferencial de VPH Paola Narvaez de Ecuador.

346 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page