top of page

SINDROME DE BURNOUT

Si cada día es para usted un calvario porque se siente incapaz de acudir al trabajo o si considera que sus cualidades se ven disminuidas por sus jefes o por la organización a la que pertenece y, además ha perdido la ilusión por su profesión, está en predisposición de padecer el síndrome de burnout. Esta enfermedad psicológica, popularmente conocida como “estar quemado por el trabajo”, afecta a muchas personas.

Conozca algunas estrategias para evitar su aparición y desarrollo.

Profesores y Profesionales Médicos son los principales grupos de riesgo del síndrome del quemado, una afección del entorno laboral que genera agotamiento progresivo, desmotivación por el trabajo y cambios repentinos del estado de ánimo con sentimientos de tristeza, pena, angustia, malestar psíquico acompañado de melancolía y pesimismo, esta lista resume los síntomas que el psiquiatra Herbert Freundenberger halló en 1974 en los trabajadores de una clínica para toxicómanos.



Este cuadro lo bautizó como el síndrome de Burnout o “quemado por el trabajo”. Desde entonces su expansión ha sido constante. Estudiado en el entorno sanitario, y clasificado en un primer momento como exclusivo de este grupo, más adelante se puso de manifiesto que cualquier trabajador puede verse afectado. Pese a ello, los expertos siguen señalando a los profesionales sanitarios, como personad de alto riesgo. Es en este entorno donde se maneja mayormente el trabajo en turnos, el trato continuo con usuarios problemáticos, o situaciones ligadas con la enfermedad y la muerte, aspectos que contribuyen al desgaste profesional.

El síndrome se desarrolla de forma progresiva. El primer indicio es el estrés, la persona se ve desbordada por el trabajo. Más tarde, aparecen síntomas como tensión, fatiga, irritabilidad y nerviosismo para terminar con trastornos conductuales y de relación en el ámbito laboral y familiar como abuso de drogas (legales o ilegales), absentismo laboral, conflictos interpersonales y laborales, inseguridad, disminución del rendimiento y episodios violentos entre otros. El síndrome en su etapa final, produce tal agotamiento emocional y psíquico, que aparece la despersonalización, estado en que el afectado se siente “separado” tanto de su entorno como de su identidad y existencia física.

Todas las personas estamos expuestas a los factores que favorecen la aparición de este síndrome, pero las más vulnerables o los individuos con mayor riesgo:

1. Hombres: los estudios confirman que el sexo femenino soporta mejor las circunstancias desfavorables.

2. Jóvenes: debido a la falta de estrategias de adaptación y enfrentamiento

3. Personas con alta sensibilidad emocional, autoexigentes, idealistas y perfeccionistas, que se dedican en cuerpo y alma al trabajo.

4. Personas que se proponen proyectos ambiciosos a corto plazo.

5. Aquellos que no disponen de estrategias de escape frente al trabajo, interfiriendo éste en su vida privada.

6. Llevarse la oficina a la casa.

29 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page