top of page

¿Solo lo trágico es capaz de encender una luz dentro de nosotros?

¿Solo lo trágico es capaz de encender una luz dentro de nosotros? En el caso de Anna Wessels Williams podría decirse que sí. En 1887, su hermana Millie enfermó gravemente durante el parto debido a una negligencia médica; perdió a su bebé y ella estuvo a punto de morir. Ese hecho catastrófico puso a Williams en el camino de la investigación científica.

.

Se graduó en medicina, impartió clases de patología e higiene en la universidad. Además de su grado, desde 1892 a 1893, se formó en diversos institutos europeos.Tras su regreso a la ciudad de NY, en 1894, se ofreció como voluntaria para trabajar en el primer laboratorio diagnóstico municipal del Departamento de Salud de NY que se había abierto recientemente a causa de un brote de cólera. Allí, trabajó junto con el director William H. Park en sus proyectos sobre la difteria y en 1985, fue contratada como bacterióloga asistente.

En 1896, viajó a París, concretamente al Institut Pasteur con el objetivo de estudiar la escarlatina pero enseguida se centró en la rabia, la enfermedad que en aquel momento se estaba investigando. Llegó a producir pequeñas cantidades de una vacuna y para 1898 ya había conseguido una que fuera efectiva a gran escala. Sin embargo, a la estadounidense le seguía preocupando su diagnóstico. A pesar de la vacuna, muchos seguían sucumbiendo a la enfermedad; necesitaban conseguir un análisis más precoz. Entonces descubrió que antes de que aparecieran los síntomas, el virus causaba cambios en las células cerebrales.

.

En 1905, desarrolló un método para preparar y teñir el tejido cerebral para mostrar la presencia de los cuerpos de Negri. Gracias a esta prueba de diagnóstico los resultados llegaban en minutos y no en días.Bajo su supervisión se llevaron a cabo muchas investigaciones sobre la gripe, las enfermedades venéreas, la poliomielitis y el tracoma. Durante la Primera Guerra Mundial, Williams fue una de las pocas mujeres que trabajó para identificar el patógeno de la gripe española.

.

Fué presidenta de la Asociación Médica de la Mujer (1915) y la primera mujer presidenta de la Sección de Laboratorios de la Asociación Americana de Salud Pública (1932).


32 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page